Algunas notas rápidas sobre el resultado de las elecciones catalanas

23/12/2017
Publicado por
  • El campo independentista se reordena pero apenas pierde votos y escaños. Se mantiene sólido y no se ha dejado amedrentar por el 155, el despliegue policial o los encarcelamientos. Pero la derecha de ese campo gana terreno a la izquierda, especialmente a la CUP, que pierde la mitad de sus votos y el 60% de sus escaños.

 

  • Ciudadanos arrasa en el lado españolista absorbiendo casi por completo al PP pero mordiendo electorado de izquierdas también en todo el cinturón industrial de Barcelona. Es alarmante que un partido 100% neoliberal , más a la derecha que el PP en algunos temas, sea capaz de atraer tanto voto de las clases trabajadoras.

Algunas notas rápidas sobre el resultado de las elecciones catalanas:

 

  1. El gran derrotado en este 21-D es Mariano Rajoy. Destituyó al Gobierno catalán elegido democráticamente y disolvió el Parlament con el 155 convocando unas elecciones para quitarle la mayoría al independentismo y reforzar su posición. Y no ha conseguido ninguna de las dos cosas. El independentismo mantiene ( con 2 escaños de margen) la mayoría absoluta y su partido el PP se hunde estrepitosamente quedando como una fuerza residual al borde del extraparlamentarismo. Parece que el declive del PP puede estar comenzando porque ahora tiene una competencia real en su propio campo.

 

  1. El campo independentista se reordena pero apenas pierde votos y escaños. Se mantiene sólido y no se ha dejado amedrentar por el 155, el despliegue policial o los encarcelamientos. Pero la derecha de ese campo gana terreno a la izquierda, especialmente a la CUP, que pierde la mitad de sus votos y el 60% de sus escaños. La CUP es una organización admirable en muchos sentidos pero han jugado desde casi el principio el papel de hermano pequeño revoltoso del proces, sin política hacia los sectores no indepes de izquierdas. Esa labor de puente entre clases por encima de los campos ( aunque se reconozca que el independentista es el hegemónico) creo que es el origen del mal resultado de las izquierdas. ERC ha demostrado una falta de audacia y de pulso importante, y en general, sus dirigentes han aparecido como gente con poco nivel político. Todo lo contrario de la sempiterna Convergencia, transmutada ahora en Junts X Catalunya. El partido de la derecha catalana ha encontrado en Puigdemont a un político astuto que ha sabido remontar una situación de partida muy difícil para su PDCAT. El futuro del Proces es incierto. Pero por lo civil o por lo penal parece claro que Puigdemont será de nuevo el President de Catalunya. Lástima que sea la derecha quien conserve la dirección de este campo pero en todo caso no es comparable en modo alguno a la otra derecha del lado unionista.

 

  1. Ciudadanos arrasa en el lado españolista absorbiendo casi por completo al PP pero mordiendo electorado de izquierdas también en todo el cinturón industrial de Barcelona. Es alarmante que un partido 100% neoliberal , más a la derecha que el PP en algunos temas, sea capaz de atraer tanto voto de las clases trabajadoras. La incomparecencia de la izquierda en muchos de los barrios obreros tiene que ver pero también que el independentismo, y su versión más de izquierdas en especial, no ha sabido conectar con esta gente, que canaliza su rabia en clave nacional en lugar de hacerlo en clave social. Rivera puede tener aquí un trampolín privilegiado para su gran salto adelante en el resto del Estado.

 

Y eso da vértigo. El PSC se queda casi igual rebajando las expectativas infundadas puestas en Iceta. Sanchez no gana nada hoy. Aunque tampoco pierde.

 

  1. Y me quedan los Comunes y Podemos. El resultado es malo aunque no había expectativas de mucho más. Pero los fríos datos dicen que Catalunya en Común saca el 84% de sus votos en la provincia de Barcelona y solo el 9,5% en la capital Barcelona donde tienen la alcaldía de Ada Colau. El resultado de CQSP ya fue discreto pero este lo ha empeorado a pesar de que el candidato y la campaña eran mejores. Aquí los errores de la equidistancia permanente y no haberse metido bien en la preparación del 1-O y las movilizaciones subsiguientes han pesado mucho. También la cuasi disolución de Podem por vía administrativa. Para una fuerza de izquierdas asistir de espectadora al mayor proceso de movilización popular en años no parece una buena receta para conseguir más apoyos. Ahora CeC debería pensar cómo construir una referencia orgánica que sirva para implantarse de verdad. No obstante, el riesgo de ser un sucedáneo de ICV sigue siendo alto. A escala estatal esperemos que no haya giros raros en lo que respecta a la defensa del referéndum para Catalunya, que tras este 21-D sigue apareciendo como la única solución posible a la cuestión catalana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *